car_compare_2NGW_Icons_02special-cars-modelfilter
2.3.47.2, 2017-10-10 18:26:25
  • 24 Abr 2018

Recorriendo México en un vocho

Conoce a Dirk Lotgerink, un holandés que recorre el país en un vocho

Volkswagen es protagonista y testigo de muchas historias de amor. Entre los muchos Volkswagen Lovers que hay en el mundo, en México nos encontramos a los más apasionados que nos han compartido sus aventuras con alguno de nuestros modelos.

Recientemente conocimos a Dirk Lotgerink, que desde Holanda llegó a México a estudiar en la Universidad de Guanajuato poesía y literatura hispanoamericana, pero quien al final se enamoró de nuestro país y decidió que la mejor manera de conocer al objeto de su amor era recorriéndolo de punta a punta y eligió un Vocho para hacerlo. Así es como nace “El Guëro del Vocho”, proyecto en el que Dirk está recorriendo México para conocer su riqueza y a su gente a bordo de Rocinante (como nombró al Vocho), para regresar a los Países Bajos a escribir un libro sobre su experiencia.

Platicamos con Dirk y aquí les dejamos lo que nos dijo.

Cuéntanos tu historia ¿Cómo llegaste a México?

Mi historia de amor con México empezó en el año 2012. Estudiaba la maestría de letras hispánicas en la Universidad Radboud de Nimega (Países Bajos), cuando me ofrecieron la oportunidad de irme de intercambio. Las opciones eran España, Chile o México. Como ya había vivido, estudiado y trabajado mucho tiempo en España para mi licenciatura de filología hispánica (soy profesor de español en Holanda), no me llamaba la atención nuevamente. No conocía mucho Chile, pero en la Universidad sí estudiamos México para algunas materias de cultura. En unas clases sobre México y la relación con los Estados unidos conocí por primera vez la cultura mexicana y me gustaba directamente. La música, la gastronomía, la historia: tenía muchísimas ganas de conocer este país.

Rocinante, el Vocho rojo de Dirk, recorriendo calles enmarcadas por arcos de piedra

Háblanos del viaje ¿Qué te llevó a elegir un vocho para hacerlo?

Cuando bajé del avión y llegué a México, veía vochos por todas partes. Mis amigos mexicanos luego me comentaron que aprendieron a manejar en un vocho o que su primer carro fue un vochito. Me fascinaron a mí desde niño, cuando tenía un poster en mi cuarto de varios modelos de este carro tan emblemático. Quería recorrer México y por la facilidad de parar en todos los lugares, quería hacerlo en un carro. Dado su aspecto mexicano y la producción en Puebla hasta 2003, decidí que este viaje lo tenía que realizar en este gran auto.

¿Has tenido que hacer ajustes al vocho para que dure todo el viaje?

Me gustaría aclarar que no sé nada de mecánica. Tengo dos manos izquierdas. Confío en los mexicanos, quienes la mayoría sí conocen bien el carro. Para la compra del auto me llevé amigos, y un buen mecánico. El mecánico me recomendó este carro y decidí comprarlo.

Dirk posando junto a su Vocho de Volkswagen en una carretera del desierto mexicano

¿Cómo ha funcionado el vocho durante todo el viaje?

¡Excelente! Mi fiel compañero no me ha dejado en ningún momento. Al inicio tenía un poquito de miedo. ¿Aguantaría tantas horas seguidas por el desierto? ¿La salinera en Baja California Sur no le estropea todo? Y no, no he tenido ningún problema grande y estoy seguro que con este carro puedo seguir mi recorrido hasta el otro extremo del país, que significarán mínimo unos 7000 kilómetros más. Obviamente he tenido que hacer un poco de mantenimiento, pero nada fuera de lo normal. Cambios de aceite, filtros, empaques, balatas de frenos… Todo aceptable y bastante barato. Una vez se me perforó una manguera de gasolina, pero mi amigo mecánico me había recomendado llevar unos metros de refacción, así que ya llevaba la solución a la hora del fallo. Ojalá siga así hasta el final.

¿Cuántos estados has recorrido hasta ahora?

En la cajuela de Rocinante he pegado el mapa de México y en cada lugar donde me hospedo cuelgo una pequeña calcomanía. Así puedo comprobar que hasta ahora llevo 15 estados recorridos y me falta toda la parte del sur. Desde guerrero y Veracruz hasta Quintana Roo me faltan por conocer.

Rocinante, el Vocho rojo de Dirk, estacionado frente a un bar en Guanajuato

¿Cuántos kilómetros has viajado?

Hasta la fecha he recorrido un poco más de diez mil kilómetros, y el total del carro está en 600 200 kilómetros. Increíble, ¿verdad? Pero Rocinante no me ha dejado en ningún momento y el motor sirve mejor que nunca. En las cuestas le gusta mostrar que tal vez es viejito, pero muy lejos de muerto.

Después de manejar por tanto tiempo en carretera ¿Hay algún consejo que le puedas dar a los conductores?

El consejo que más me han dado a mí es muy cierto: no manejes de noche. Lo digo por el estado de las carreteras. Si no conoces el camino, no te arriesgues a ti ni al carro.

Aparte de herramientas y aceite, lleva refacciones de las partes del auto que más podrías necesitar. Tarde o temprano debes cambiar mangueras, filtros o fusibles.

El Vocho rojo de

Una vez que tenga que regresar a su país de origen, Dirk no piensa deshacerse del vocho, porque después de 6 meses de aventuras ya es parte de su vida. Al momento de escribir esto, “El Güero” se encontraba viajando en Oaxaca, así que a él y Rocinante todavía les quedan muchos kilómetros de aventuras.

Así como Dirk, muchos otros Volkswagen Lovers hacen a sus autos cómplice de sus aventuras. Conoce a tu Volkswagen ideal en nuestra web y lánzate a conocer nuestro país.

Relacionadas

Notas relacionadas

Cultura VW

Más notas de Cultura VW

Crossfox, el hatchback urbano que te acompaña a la aventura.

No es sólo un automóvil, es pertenecer a la familia Volkswagen.

Conoce esta combi clásica restaurada al estilo Back to the Future.